Escribiendo cartas a mi diabetes…

De vez en cuando… me siento a tomar café con mi diabetes, y mantenemos charlas profundas… esta ocurrió algunos años atrás, pero siempre se mantiene actual!!

Querida Diabetes:

Como la primavera llegaste hace 36 años a mi vida, justamente un 21 de Septiembre… con los árboles en flor del hemisferio Sur. Metafóricamente “floreciste” en mi… aunque en un primer momento la sensación fue haber caído en algún área de catástrofes, donde la única damnificada era yo.

Nuestra relación fue difícil en un principio… y después del principio… también “cada tanto”…. luego fue mejorando con el tiempo hasta llegar a comprendernos y respetarnos mutuamente.

Copia de DSC01997

Parecía una relación AMOR-ODIO, de la que solamente distaba “UN PASO”… pero lo que si quedó claro desde un principio es que se produjo un hito en mi Historia de vida… Pilar se vio transformada por ti, y siempre lo repito: GRACIAS A TI SOY LA QUE SOY .

A través tuyo descubrí que la vida podía tener otros matices, que yo misma podía siempre MÁS … hasta crecí espiritualmente, buscando respuestas a mis preguntas y acercándome a mis propios límites desde la ”piel hacia adentro”.

Experimenté… Sentí… lloré… me equivoqué… me seguí equivocando… aprendí… revertí… compartí… ¡cuántas emociones me hiciste sentir!Te adopté como un “Camino”… y aprendí a preguntarme “Para qué a mi?” en lugar del gastado “Porqué a mi?”… la primera pregunta me cambió el horizonte y así pude entender que para algo me había tocado a mi ser diabética… alguna enseñanza tenía que encontrar en la vida que me explicara el sentido de ser de mi enfermedad. Y creo que encontré esa enseñanza.. o al menos puedo decir que sigo encontrando enseñanzas a través tuyo, pues gracias a ti crecí interiormente como persona, me sensibilicé con la esencia y el padecimiento de una enfermedad crónica que afecta a tantas personas en el mundo, y que marca un camino en cada uno.

Como en toda relación afectiva, hemos sido amigas, nos hemos peleado y hemos ido cada una por un lado… hemos sido cómplices (aunque yo siempre llevaba las de perder!!) y cuando me mentía a mi misma tú siempre aparecías para recordármelo!… contigo aprendí que solamente YO PUEDO ocuparme de mi vida… que nadie más lo hará ni podrá hacerlo… que nuestra buena convivencia parte de un montón de normas y preceptos que debemos respetar para después poder gozar de los beneficios.
Dulce compañera, muchas veces la VIDA nos encuentra tomando el café juntas, y ella se une a nuestra conversación, porque VIDA es nuestra mejor amiga, y JUNTAS formamos un trío perfecto. Es como si mirándote fijo a tus ojos, pudiera entender mejor lo que pasa en nuestra AMIGA VIDA… sorprendente verdad? Al igual que cuando los que más nos quieren nos miran a los ojos, son capaces de ver cómo va NUESTRA VIDA Y NUESTRA DIABETES!!!
SIEMPRE “ESTAS EN MI”… Y siempre mantengo una misión: ayudar a otros a verte de otra manera, aunque se trate de una “ocupa” que llegó sin invitación a nuestras vidas… estás! y está claro que es mejor tenerte “como amiga”
La vida con diabetes es posible.
Los límites los ponemos nosotros… Pero podemos pensar de otra manera, siempre nuestra actitud frente a la enfermedad es la misma actitud que asumimos frente a la vida.
A vivir entonces!!!
CON CARIÑO PILAR
Entrevista realizada en diabetesaldia.com y actualizada HOY POR MI
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *